jueves, 27 de julio de 2017

Errenteria IrabaziZ y EHBildu de Errenteria publifican OTA y Grúa ofreciendo alternativas a los y las trabajadoras


La recuperación de los servicios de OTA y Grúa para pasar a una gestión municipal ha dejado a la vista la necesidad de trabajar en dos cuestiones clave: buscar una solución a los y las trabajadoras y crear un marco para las publificaciones.

Siendo conscientes de que la obligación laboral para con estos y estas trabajadoras es de las empresas, desde Errenteria Irabaziz y EHBildu Orereta/Errenteria entendemos que el Ayuntamiento tiene una responsabilidad moral y se comprometen a lo siguiente:

- Solidaridad y apoyo a los y las trabajadoras. No vamos a dejar de lado a ningún/a trabajador/a. No es responsabilidad de estas personas que en su momento se decidiese, subcontratar el servicio. Ahora bien, existiendo un cambio de naturaleza del servicio no se puede exigir al Ayuntamiento que dé entrada a la función pública por la puerta de atras o cree trabajos ad hoc para estas pesonas. Eso sería hacer algo que tantas veces hemos denunciado en otras latitudes y que va en contra de la libre concurrencia, igualdad, publicidad y capacidad que exige la administración pública.

- Lograr un trabajo digno e indefinido. Planteamos un Plan de Recolocación que parte de los Planes de Empleo que realiza este Ayuntamiento a través de ayudas a las contratación consiguiendo un empleo para el 75-80% de las personas que ingresan en estos planes. Al principio el Ayuntamiento se había comprometido a incentivar con 12.000 euros/persona por un año de contrato a jornada completa a las empresas que contratasen a éstos y éstas trabajadoras, y después de habernos reunido con el colectivo de la Grúa se ha incrementado a 18.000€/persona por tres años a jornada completa con el objetivo de encadenar un trabajo indefinido. Lograr un trabajo digno e indefinido es por tanto una posibilidad real.

- Reconocer el trabajo realizado hasta ahora. Las personas más veteranas llevan 25 años en ese servicio privado, las que menos 15. Eso hay que ponerlo en valor y reconocerlo.

- Exigir una actuacion responsable a las empresas. Las empresas han dado servicio durante años y por tanto han obtenido un rendimiento económico. Les corresponde ahora por tanto, ser parte de la solución.

Estos son los compromisos que hemos mantenido desde el principio y sobre los que estamos dispuestos a trabajar. Con el colectivo de la Grúa ha sido posible establecer un diálogo y sentarse en la mesa de negociación y esperamos poder hacerlo también con los y las trabajadoras de la OTA. Les invitamos por tanto, tal como lo han hecho los de la grúa, a sentase para hablar sobre los compromisos que el Ayuntamiento esta dispuesto a adoptar.

Hay que entender que la apuesta por la publificación de los servicios privatizados de OTA y Grúa nace de un principio y una apuesta que es estratégica para nosotros y nosotras, la publificación. Este compromiso es un ejercicio de honestidad ya que nace de nuestros programas electorales, convertidos en contrato social con los vecinos y vecinas de Errenteria mediante las urnas. Ganar estos espacios o servicios privatizados o subcontratados se convierte por tanto en un deber democrático y es además estratégico.

Terminar con la subcontratación de estos servicios tiene sus consecuencias. Entendemos por tanto que los y las trabajadoras tienen un conflicto laboral con estas empresas, pero entendemos también, así lo hemos manifestado desde el primer minuto, que el Ayuntamiento tiene una responsabilidad moral, ya que fue el propio Ayuntamiento, quien hace años, quien decidió gestionar estos servicios de esta manera.

Tenemos que ser capaces entre los agentes sociales, sindicales y políticos, de dejar a un lado nuestros tacticismos y establecer un acuerdo marco, poniendo a los y las trabajadoras y sus intereses en el centro de cualquier tipo de consecuencia que genera romper con una lógica neoliberal de privatizaciones de décadas o va a ser imposible ganar terreno para lo público.

Por otro lado esperamos que los y las trabajadoras afectadas vean en EHBildu y Errenteria Irabaziz unos aliados para que no se conviertan en víctimas de políticas que nunca contemplaron la opción de prestar servicios públicos desde el ayuntamiento.

Aprendamos de los conflictos del pasado, pongamos a los y las trabajadoras de la OTA y Grúa en el centro de la solución, hagamos una apuesta por lo público. Nuestro planteamiento da pasos en ese sentido. Tendida queda la mano para dar mas pasos.



Publiko egiten ditugu TAO eta Grua alternatibak eskeiniz langileei


TAO eta Grua zerbitzuen berreskuratzeak kudeaketa munizipal baterako bi gako nagusi utzi ditu agerian: langileei konponbide bat eman beharra eta publifikazioak aurrera eramateko marko orokor bat sortzearen beharra.

Kontziente izanda enpresek dutela erantzukizun laborala langileekiko, Errenteria Irabaziz eta EHBildu Orereta/Errenteriatik ulertuta Udalakal erantzukizun morala duela hurrengo konpromisoak hartzen ditugu:

- Elkartasuna eta langileei babesa. Ez dugu langilerik utziko albo batera. Bere momentuan zerbitzua azpikontratatzea erabakitzea ez zen pertsona hauen erantzukizuna izan. Hori esanda, argi utzi behar da zerbitzuaren izaera aldaketa egonda ezin zaiola Udalari eskatu funtzio publikora sartzeko atzeko ate bat ireki edo ad hoc sortutako lanak ematea pertsona hauei. Hori, hainbatetan beste kokaleku batzuetan salatu dugun berdina egitea litzateke eta administrazio publikoak behar dituen konkurrentzi, berdintasun, publizitate eta gaitasun printzipioei bizkarra ematea.

- Lan duin eta mugagabea lortzea. Udal honek Enplegu Planak egiten ditu eta hortik abiatzen dira kolektibo honentzat aurrera eramango ditugun Birkolokazio Planak. Kontratazioari laguntzak emanez Plan hauetan parte hartzen duten %75-80ek lan bat lortzen dute. Hasiera batean Udala 12.000euro/pertsonako laguntzak emateko konpromisoa hartu zuen jardunaldi osoko urte beteko kontratazioak bultzatzeko. Gruako langileekin bildu ostean eta beraien eskaerei erantzunez kopuru hau 18.000 euro/pertsona hiru urtetarako zabaldu da helburuakontratu mugagabe bat lortzea delarik. Beraz, lan duin eta mugagabe bat lortzeko aukera errealitate bat da.

- Orain arte egindako lana errekonozitzea. Denbora gehien daramaten personak 25 urte daramate lanean zerbitzu pribatu honetan, gutxienak 15. Hori balorean jarri behar da eta errekonozitu.

- Enpresei erantzunkizunez jokatzea exijitu. Enpresek urteetan zerbitzu bat eman dute eta horren ondorioz etekin ekonomikoa lortu dute. Horregatik orain beraiei dagokie ere soluzioaren parte izatea.

Hauek dira hasieratik mantendu ditugun printzipioak eta beraien inguruan lan egiteko prestutasuna dugu. Gruaren taldearekin posible izan da elkarrizketa bat mantendu eta negoziaketa mahaiaren inguruan esertzea. Espero dugu TAOko langileekin ere posible izatea. Beraz, gruakoekin egin bezala, Udala hartzeko prest dagoen konpromiso hauen inguruan negoziatzera gonbidatzen ditugu.

Kontuan izan behar da TAO eta Grua zerbitzu pribatizatuak publiko egitearen apostua guretzat estrategikoa den apostu batetatik jaiotzen dela, publifikazioa. Konpromiso hau zintzotasun ariketa bat da, gure hauteskunde programetatik sortzen baita, hauteskunde ostean herritarrekin kontratu sozial bihurtuta. Beraz, azpikontratatutako edo pribatizatutako zerbitzu hauek espazio publikorako irabaztea guretzat betebehar demokratikoa da eta esan bezala estrategikoa.

Azpikontratatutako zerbitzu hauekin amaitzeak bere ondorioak ditu. Zentzu honetan ulertzen dugu langileek gatazka laboral bat dutela enpresa hauekin, baina hasieratik ere argi esan dugu, Udalak baduela erantzunkizun moral bat, Udala bera izan baitzen duela urte asko zerbitzu hauek modu honetan emateko autua egin zuena.

Gai izan behar dugu eragile sozial, sindikal eta politikoek gure kalkulu taktikoak albo batera utzen ditugu eta gai gara akordio marko bat zehazteko eta langileen interesak jartzen edozein irtenbidean urteetako logika pribatizatzaile neoliberalari aurre egiteko edo ezinezkoa izanen da espazioak irabaztea alor publikorako.

Bestalde espero dugu langileek EHBildu Orereta/Errenteria eta Errenteria Irabazizengan aliatu batzuk ikustea, zerbitzu hori publikoki ez ematea erabaki zutenen politiken biktimetan ez bihurtzeko.

Ikasi dezagun iraganeko gatazkez, jar ditazgun TAO eta Grua zerbitzuetako langileak irtenbidearen erdigunean eta egin dezagun apustu publikoaren alde. Gure planteamentuak pausuak ematen ditu bide honetan. Eskua luzatzen dugu pausu gehiago emateko.



martes, 25 de julio de 2017

"Altsasu y Errenteria, pasando por la Audiencia de Navarra" (Ion Collar y Josetxo Arrieta)

Afortunadamente y tras años de soñar un nuevo marco de convivencia, vivimos en un contexto político y social donde la fuerza de la razón y la demanda ciudadana nos ha traído un panorama de paz y convivencia que deberemos alimentar todas y todos: ciudadanía, partidos políticos, sindicatos, instituciones... Es por ello que rompen esta dinámica positiva un par de episodios macabros desde la Audiencia Nacional difíciles de entender y mucho menos compartir.

Por un lado, que la fiscalía pida 375 años para los chavales involucrados en la trifulca de Altsasu es tal despropósito que pocas mentes en su sano juicio podrán entender. Y por otro, que recaiga sobre la misma sala de la Audiencia Nacional y la misma jueza (Lamela) el caso de los chavales de Errenteria por los altercados de pasado 11 de marzo en Iruñea tenga la misma interpretación y acusación sobre terrorismo, es significativo.
Las calamidades que se cometen en este país nos siguen sorprendiendo a pesar de estar vacunados hace tiempo respecto a incongruencias, corruptelas y desmanes. Es difícil entender que cuando felizmente la violencia organizada ha desaparecido y con una lentitud pasmosa se están dando pasos para cerrar la puerta por siempre a la sinrazón que nunca debió existir, se abra un nuevo capítulo de sinrazón que nos obliga a pensar que en este país la judicatura todavía no es todo lo democrática que esperamos y deseamos. Es por ello que incluso el “padre” de la macabra doctrina del “todo es ETA” se haya pronunciado sobre la exageración de la petición de la condena, declarándose “estupefacto” hacia tal decisión. Por tanto, cabe pensar que solo las personas que funcionan bajo las claves de la “justicia vengativa” habrán aplaudido y jaleado tal procedimiento.
Hoy que en la agenda política de algunos parlamentos se está trabajando en la ponencia de paz y convivencia, y en muchos sectores críticos y constructivos se habla y se reivindica verdad, justicia y reparación pensando en todas las víctimas; hoy que hay ayuntamientos valientes como el de Errenteria que da un paso al frente y realiza una autocrítica sincera de lo que nunca debió suceder y pide perdón por haber permanecido en silencio o no haber estado a la altura ante los atropellos cometidos; hoy que el país avanza en dar pasos hacia adelante teniendo claro que la memoria es el recuerdo y que siempre deberá estar encendida y presente (una memoria compartida compuesta por diferentes relatos sin que estos construyan un único relato, ni una única verdad), precisamente en este camino difícil pero necesario que con distintos colores políticos todos estamos haciendo, llega la petición de 375 años de cárcel para los chavales de Altsasu, que lamentablemente mañana se reproducirán para los de Errenteria, tratándose de la misma audiencia y la misma jueza que engloba dentro del paraguas del “todo es terrorismo” buscando subvertir el orden constitucional, desestabilizar las instituciones y provocar un estado de terror en la población, un estado de terror actualmente ficticio pero si interesado por ciertos sectores desde sus “espacios de confort” y la macabra intencionalidad de utilización de las víctimas.
Estamos en el mundo al revés. Cualquier hecho en Euskal Herria, sea una gresca de taberna con un policía o cualquier altercado callejero, adquiere un cariz político que no se da en ninguna otra parte del Estado español. ¿Por qué? Nadie imaginábamos que el eslogan creado por Euzkadiko Ezkerra en 1978, año de gran represión policial, “Que se vayan” e interiorizado por una parte importante de la sociedad vasca, que se ha gritado en multitud de manifestaciones, y se ha cantado prácticamente como colofón en cantidad de cenas, hoy sea uno de los fundamentos para hablar de enaltecimiento de terrorismo.
Desde Podemos criticamos en su día la pelea verbenera de Altsasu y los acontecimientos de Iruñea, porque hay que hacer frente a cualquier tipo de violencia pero también criticamos la intención criminalizadora de hoy queriéndoles procesar por delito de terrorismo. ¿Estamos locos? Tras lo de Altsasu, ¿qué macabro futuro les espera también a Asier, Endika y Rubén, los jóvenes de Errenteria?
Si en España se aplican multas o condenas leves por ese tipo de actos, exigimos que en Euskadi se actúe igual, sin estigmatizar por ser vasca-vasco, joven, de Altsasu, Errenteria, Hernani o Abaltzisketa. En su día condenamos públicamente la agresión violenta y los actos de Iruñea, pero al igual que consideramos lo acaecido como un delito de lesiones, amenazas ordinarias o desórdenes públicos, siempre manteniendo la presunción de inocencia de los detenidos. Y como tal deberían ser juzgados.
Nos unimos al dolor y preocupación de sus familiares y, como ellos, nosotros también pedimos que imperen los principios de proporcionalidad, justicia y equidad para los detenidos en Altsasu y Errenteria.

Ion Collar. Secretario general de Podemos Errenteria Ahal Dugu  
Josetxo Arrieta. Senador de Podemos por Gipuzkoa

viernes, 21 de julio de 2017

“No pedimos impunidad, pedimos justicia” (Familiar detenidos Alsasua)

El proceso sigue abierto y pendiente de juicio, así que todo son supuestos. La instrucción del caso sostiene que el 15 de octubre de 2016 dos guardias civiles (un sargento y un teniente) que no estaban de servicio y sus respectivas parejas fueron agredidas durante una pelea en un bar de Alsasua, una pequeña localidad de Navarra. Uno de los agentes terminó con una fractura de tobillo y las otras tres personas sufrieron policontusiones y magulladuras de carácter leve. Un mes después de los hechos, fueron detenidas ocho personas. En total hay 11 imputados, entre ellos dos menores de edad.La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado penas de 50 años de prisión por lesiones terroristas para seis de los acusados; 62 para otro de ellos, al que suma la acusación de amenaza terrorista, y 12 para otro de ellos, al que solo imputa este último delito.
 
 LA MAREA conversa con el padre de uno de los tres jóvenes que siguen en prisión preventiva. Pide que no revelemos su nombre para no restar protagonismo a las familias de los demás acusados
 
 
 
¿En qué momento del proceso se encuentran?
El día 4 de este mes salieron las peticiones de penas, que son estrambóticas. Piden 375 años para los ocho imputados, desde 62 años para el que más, hasta 12 y medio para el que menos. Estamos desencajados ante la desproporcionalidad con la que se ha tratado el tema desde el principio. Ahora estamos a la espera de juicio, se espera que sea en otoño.
 
¿Por qué están tardando tanto?
Nos están diciendo que las cosas suelen ir más lentas pero que en principio lo están acelerando. Aquí hay tres encarcelados. Se llegó a decir que fue un linchamiento de 20, 40 personas, pero después imputaron a 11 personas, entre ellas dos menores, y seguimos sin entender el tratamiento que se le ha dado a todo esto, una pelea de bar a altas horas de la madrugada.
 
¿Cómo están los detenidos?
Bueno, uno es hijo mío. Ellos en principio están en régimen FIES [Ficheros Internos de Especial Seguimiento], con tratamiento de terrorismo y las condiciones que ello requiere. Está todo intervenido, las comunicaciones, las cartas… Cuando vas a la visita en el auditorio, están encerrados con llave. En el caso de mi hijo estamos hablando de un chaval de 21 años al que se trata de terrorista. Es muy dura esta situación. Al principio estuvieron en la prisión de Soto del Real los tres, en módulos diferentes, pero hace poco más de un mes los trasladaron a cárceles diferentes de Madrid.
 
¿Qué ha cambiado en el pueblo desde que empezó todo esto?
Lo criminalizaron. Este es un pueblo muy dinámico, toda la vida ha venido gente de otras partes del estado, de Extremadura, de Castilla… Este es un pueblo variopinto que siempre ha recibido con los brazos abiertos a la gente, un pueblo que está totalmente unido. Han conseguido el efecto contrario de lo que querían. Estamos desbordados por el despliegue de solidaridad, se respira en la calle. Se creó una plataforma de apoyo a los detenidos, y ayer en Pamplona esta plataforma organizó una manifestación y llenó la Plaza del Castillo, que no es un trabajo fácil.
 
¿Cómo ha cambiado Alsasua desde aquella noche de octubre?
Esto lo han sacado de madre los medios de comunicación. Pensamos que esto puede estar orquestado desde antes. Una pelea de barrio, a las cinco de la mañana, con alcohol… Eso ha ocurrido en todas partes cada dos por tres. Hace poco hubo una en Lugo y otra en los sanfermines. Cuando en esos casos hay atentado contra la autoridad, se dirime en un juicio rápido, cuatro o seis meses de cárcel, la denuncia correspondiente y no va a más. En este caso le han dado todo el matiz político que han querido. Aquí cuando ETA dejó la actividad armada, se respiraba un clima normal, no había ese distanciamiento que han querido mostrar. Una de las novias de los guardias civiles llevaba 15 días en el pueblo y habló de Alsasua como si llevara toda la vida, poniendo en boca de gente del pueblo actividades que no se han dado ni en la época más difícil de Alsasua. Es terrible el tratamiento que se le ha dado este tema, las mentiras que se han vertido sobre el pueblo… Por ejemplo, aquí hay una carretera que divide el pueblo por la mitad. Muchos medios dijeron que uno de los márgenes, la parte del casco viejo, era la zona abertzale y la otra la nacional, cuando la realidad es que aquí en cualquier parte del pueblo se respira tranquilidad y normalidad. Es estrambótico.
 
¿Cómo ha enturbiado esto la percepción en el pueblo hacia los cuerpos de seguridad?
El temor está ahí. Han implicado a chavales por el hecho de estar ahí, y en este caso podría haber sido cualquiera que estuviera en el bar o fuera. Imagino que ahora levantarán el pie del acelerador en montajes de este tipo porque la gente no es tonta y se da cuenta de que esto está totalmente fuera de sitio, porque se les ha ido de las manos.
 
¿Alguien del entorno de la Guardia Civil se ha solidarizado con ustedes?
Sí. Mira, incluso el coronel jefe de la Guarda Civil en Navarra, cuando pasó toda esta vorágine a finales de noviembre, hizo una intervención pública que no trascendió a nivel nacional. Estamos hablando del coronel jefe de la Guardia Civil en Navarra. Dijo que Alsasua no es territorio hostil, que es un pueblo normal, con convivencia normal con la Guardia Civil.
 
El juez Baltasar Garzón, que ejerció en la misma Audiencia Nacional que ahora juzga este caso, volvió a repetir hace unos días que había una actuación desorbitada por parte de la Justicia. El fiscal Perlas pide en total 375 años de cárcel. En opinión de ustedes los familiares, ¿qué sería lo justo?
Nosotros no somos jueces. Lo primero que pedíamos era presunción de inocencia, que no la hubo en ningún momento. Desde el principio se criminalizó a los chavales. También pedimos que se haga una investigación real de los hechos, porque la instrucción de este caso se hizo basándose únicamente en el testimonio de los guardias civiles y sus compañeras. Pedimos justicia, proporcionalidad, que se juzgue esto en la verdadera medida de lo que fue. No pedimos impunidad. Estamos hablando de una pelea a las cinco de la mañana que acaba con un tobillo roto. Llegaron a decir que fue un linchamiento de 50 personas, pero si así hubiera sido, los habrían matado.
 
Los imputados son personas jóvenes sin antecedentes. ¿A qué se dedicaban? ¿Cómo les está afectando todo esto?
Imagínate. El mayor tiene 30 años, ese salía de trabajar y se asomó allí por casualidad. Le marcaron y ahora está imputado y podrían caerle 60 años encima. El resto son chavales, la menor tiene 17 años. Son estudiantes. Te puedo hablar de todos porque esto es un pueblo de 7.000 habitantes. Mi hijo es estudiante, aficionado al deporte, hacía una vida normal. No estaba metido en política, a pesar de lo que han dicho. Chavales normales, cada uno con su ideología, que están estudiando, haciendo vida normal. No les dan libertad porque, según el auto, son hijos de familias arraigadas, y el propio arraigo dicen que puede provocar que les facilitemos la huida. Antes eran los desarraigados los que podían huir en un caso así, pero en nuestro caso dicen que nosotros podríamos facilitar su huida. Es totalmente desproporcionado. Aquí la concentración de ayer fue tan multitudinaria porque la gente ve lo que está pasando. Por desgracia eso no se ve fuera, no trasciende más allá de los medios locales.
 
Muchos medios han difundido una versión caricaturizada de ustedes: familias sombrías, ultranacionalistas, del entorno de ETA… ¿Usted cómo responde a eso?
A mí me produce risa. Yo no soy ultranacionalista ni mucho menos. En el grupo hay gente de ideologías totalmente diferentes. Lo estamos llevando en grupo porque todo esto no es más que una pelea de barrio y no lo estamos politizando como lo han querido politizar ellos. Cada uno tiene su forma de pensar, pero eso no es un crimen. Otra cosa es que actúes de forma violenta. No hay nadie del grupo que sea una persona violenta, nadie ha estado nunca detenido… Que nos criminalicen así no es más que otra parte del relato que están generando sobre este tema.
 
¿Han recibido alguna amenaza?
No. Más allá de lo que se ha publicado en algunos medios, no hemos recibido amenazas personales.
 
¿Destacaría alguna muestra de solidaridad que le haya marcado de forma especial?
Las más cercanas. Todas esas muestras son muy importantes y las agradecemos todas. El 26 de noviembre a la primera manifestación que se hizo acudieron 20.000 personas. Imagínate 20.000 personas manifestándose en silencio en un pueblo de 7.000 habitantes. Vas por la calle y te están dando abrazos, el apoyo de decir “esto hay que desmontarlo, es una vergüenza”. La solidaridad de todo el mundo es muy importante, desde la más cercana hasta la que viene de Europa, pero ese apoyo cálido y cercano de un abrazo es el que te llega más.
 
¿A que se agarran en estos momentos para mantener la esperanza?
A la justicia. No pedimos otra cosa que justicia. Viendo cómo se están desarrollando las cosas, tenemos miedo, pánico. Estamos totalmente desamparados. Se ha establecido un relato totalmente diferente al real y no sabemos a qué obedece todo esto. El apoyo de la gente es lo que hace que podamos tirar para adelante y seguir luchando. Solo pedimos justicia.

lunes, 17 de julio de 2017

"Decid ETA, gritad Venezuela" (Alberto Gómez Vaquero)

"Si Podemos señala a la luna con el dedo, el periodista mercenario dice ETA. O grita Venezuela. E intenta convencernos, por enésima vez, de que esa señora que estuvo a punto de perder la vida a manos de terroristas de ultraderecha y amenazada por ETA durante años es una batasuna. Una filoetarra. Poco menos que el diablo. Y a Kichi, directamente, le ponen rabos y cuernos en sus editoriales. Y un chándal de Venezuela, como a Hugo Chávez"
 
 
 
Uno no sabe si el periodismo fue alguna vez un oficio noble. Pero desde hace unos años, y en España, se ha vuelto difícil sentir respeto por una profesión en la cual, muchos de sus principales protagonistas, no hacen otra cosa que manipular y mentir a favor de su amo.
 
El razonamiento y el análisis han devenido en eslogan. La opinión en tertulianismo, entendiendo por tertuliano a una persona que acude a los platós a demostrar que es capaz de gritar más alto que el contrario. Y teniendo muy claro ya antes de entrar quién es el contrario y por dónde ha de atacarlo.
 
No se investiga, no se buscan porqués ni se aportan datos. Todo se basa en lo que Gambetta llamó el “machismo discursivo”, practicado, en lo que a las tertulias se refiere, igual por mujeres que por hombres. Una técnica que consiste en buscar imponerse al oponente mediante demostraciones de fuerza verbal (interrupciones, gritos, insultos, descalificaciones) destinadas a lograr el aplastamiento del otro, y el aplauso del público. Como si una tertulia fuera una pelea de gladiadores, y no un debate. Sumen a eso que la nómina de colaboradores de un medio es siempre la misma —con independencia de que se hable de terrorismo, economía, deportes o medio ambiente— y tendrán ustedes un sustrato estupendo sobre el que hacer crecer los disparates más grandes y floridos.
 
Y no nos engañemos. Que la mayoría de voceros ilustres pertenezcan ahora mismo al PP —y uso el verbo «pertenecer» con pleno conocimiento de causa—no se debe a que no haya periodistas dispuestos a vender su profesión y su tiempo a otros partidos, sino a que los populares controlan el presupuesto y, por lo tanto, puede premiar adecuadamente a los buenos periodistas.
 
No es casual, por ejemplo, que Telemadrid, ABC y La Razón lideraran el reparto de publicidad institucional del Canal de Isabel II entre 2006 y 2015 o que medios marginales como Intereconomía o Libertad Digital —muy liberales y, por supuesto, contrarios a las subvenciones— se llevaran también un buen pedazo de la tarta de todos en los años de reinado de Esperanza Aguirre. Y estos son los datos que llegamos a conocer. Imagínense los pagos en negro, las cenas en restaurantes de lujo con directores y periodistas estrella, las filtraciones interesadas, los sobres con pasta, los cochambeos…
 
Hace ya mucho que, desde ámbitos académicos, la objetividad del periodismo pasó a ser un mito. No sólo por la subjetividad que cualquier elección de un tema, y no de otro, implica, sino porque los medios contemporáneos son máquinas injertadas en un entramado económico y político no siempre claro. Frente a eso, al periodista de infantería le quedan como única salvación las llamadas rutinas profesionales: una suerte de heurísticas que le aseguran ser, si no objetivo, sí al menos justo en sus noticias. Ecuánime.
 
Pero, ¿es posible practicar esas rutinas en un entorno profesional como el español? Según un estudio del INE del año pasado, más del 16% de las personas formadas en periodismo o comunicación está en paro. Con casi 40 universidades que ofertan una carrera de periodismo y más de 21.000 estudiantes en sus aulas cada año, esto implica que cada verano unos cuantos centenares más de periodistas salen de las universidades… y no encuentran trabajo.
 
Con ese panorama y esa cola de espera para asaltar las redacciones, ¿puede un periodista arriesgarse a contravenir la línea del periódico o a plantar cara a sus jefes para publicar una determinada noticia o no publicar otra? En algún momento habría que hablar, seriamente, de la parte mediática de lo que Podemos ha llamado “la trama”, porque no hay nada más democrático que saber quién nos entrega las noticias que consumimos cada día, y por qué nos entrega unas y no otras. O nos las entrega montadas de determinada manera.
 
Si el caso de Marhuenda trajo al primer plano algo que, por lo demás, era de sobra conocido —que La Razón no es un periódico, sino el pregonero de Rajoy—, quedan todavía muchos medios cuya propiedad no es tan clara. Y no lo digo sólo por esa influencia que el dueño del medio tiene en la labor del periodista. Sino porque la diversidad de marcas puede dar una falsa sensación de pluralidad informativa. Una pluralidad que, en realidad, no existe. De manera que uno podría creer, por ejemplo, que ya que diversos medios tratan negativamente a un partido político, hay razones para ellos. Cuando la verdad puede ser que todos esos medios, en realidad, no sean más que uno.
 
En esa línea, los ataques de los últimos días contra Podemos señalándoles como cómplices de ETA —por una nueva torpeza política, eso hay que reconocerlo, del gobierno de Carmena—o sacando a pasear a Venezuela cada vez que el partido morado mencionaba la corrupción del PP, son una nueva prueba de que muchos ya han asumido que su papel no es ni pensar, ni transmitir información. Sino sólo repetir, como cotorras, los argumentarios más bestias escritos cada día en la sede del PP. Los que hacen retorcerse de placer a Rafael Hernando.
 
Así, si Podemos señala a la luna con el dedo, el periodista mercenario dice ETA. O grita Venezuela. E intenta convencernos, por enésima vez, de que esa señora que estuvo a punto de perder la vida a manos de terroristas de ultraderecha y amenazada por ETA durante años es una batasuna. Una filoetarra. Poco menos que el diablo. Y a Kichi, directamente, le ponen rabos y cuernos en sus editoriales. Y un chándal de Venezuela, como a Hugo Chávez.
 
O aseguran que no hay víctimas de primera y víctimas de segunda, mientras se apropian de las de ETA para desgastar al enemigo y se olvidan de las del franquismo porque hay que cerrar heridas. Todo sin argumentos ni datos. Todo fiado al eslogan.
 
Y ante ese espectáculo lamentable, sólo cabe agradecer el auge de medios digitales, las colaboraciones como las de los periodistas de investigación para destapar los papeles de Panamá, la creciente importancia para la circulación de noticias de las redes sociales, y el afortunado etcétera de fuentes de información que, en ocasiones de manera desinteresada, contribuye a que, antes o después, la mierda salga a flote.
 
Es esa descentralización de la información la que, a mi modo de ver —y en contra de lo que piensan los siempre melancólicos intelectuales de este país— garantiza hoy en día que, pese a los periodistas de pesebre y argumentario, acabemos siempre conociendo la verdad. Y las vergüenzas de tantos predicadores de tertulia. 
 

"La vida post-ETA: entre la reparación y el inmovilismo" (Edurne Portela)

En los últimos días ha habido dos noticias que tienen que ver con la vida post-ETA. Una es el acto que Julen Mendoza, alcalde de EH-Bildu, celebró el 28 de junio en el Ayuntamiento de Errenteria en homenaje a tres víctimas del terrorismo de ETA, asesinados en esa localidad. La otra noticia es la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de cincuenta años de cárcel para las siete personas acusadas por las agresiones contra dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua. Una noticia nos habla de reparación, la otra de enquistamiento y revanchismo. Empezaré por la segunda, que es la más desagradable.
 
 
He defendido en varias ocasiones que las agresiones de Alsasua no deberían ser juzgadas como terrorismo, aunque tampoco se puede decir, como se repite constantemente, que lo que pasó fuera una mera trifulca de bar. Entiendo que sus familiares y abogados quieran aferrarse a esta defensa, pero cualquier conocedor de la realidad vasca sabe que las cosas por aquí no son tan sencillas. Esas agresiones responden a una lógica del conflicto que sigue viva, una violencia que si bien ya no tiene el recurso a las armas, sigue estando latente en algunos círculos de nuestra sociedad. Todavía hay gente que cree firmemente que este pueblo (el vasco) tiene un enemigo, encarnado en sus «fuerzas de ocupación» españolas y que, como enemigo, merece la agresión. Esa forma de entender la realidad, dentro de las viejas dinámicas de odio y confrontación, genera una violencia que no se debería banalizar ni hacer pasar por un simple enfrentamiento en un bar entre personas que no se caen bien. Pero el despropósito de la petición de la Fiscalía es tal que, si no fuera por la gravedad de los cargos, toda esta cuestión resultaría ridícula. El problema, además del serio peligro en el que están los procesados y el dolor que esta situación genera a sus familias, es que es un síntoma más del inmovilismo y la actitud vengativa y punitiva del Gobierno y de un sector del poder judicial de este país (y me refiero a España). Este inmovilismo -también reflejado en la negativa a entablar un diálogo sobre la dispersión, los abusos policiales o torturas, el reconocimiento de las víctimas de los GAL como víctimas del terrorismo...- pone serias trabas al necesario proceso de convivencia y restauración.
 
En contra del inmovilismo habló claramente Chema Herzog, entonces concejal del PP de Errenteria, en ese gran episodio de ‘Salvados’ grabado en 2013, dos años después del fin de la actividad terrorista de ETA. Al final del episodio, Herzog dice lo siguiente: «La convivencia se basa en el cese del agravio, porque el agravio lleva al rencor, y el rencor a la venganza [...]. Si queremos convivencia, tenemos que tener clara la idea de justicia y reparación. Todas las personas tienen que bajarse de su eterna reclamación [...] poner un límite a su rencor porque si no, esto se perpetuará». Poco antes de llegar Évole a Errenteria para grabar el documental se habían celebrado unas jornadas en las que participaron víctimas tanto de ETA como de abusos policiales, de los GAL y de otros grupos de extrema derecha, y en las que el Ayuntamiento, con Julen Mendoza en la alcaldía, tuvo un papel fundamental. El alcalde sembró entonces la semilla de lo que sería el homenaje en exclusiva hecho a las víctimas de ETA la semana pasada. Ya en 2013 reconocía frente a las cámaras que la historia de «lo que aquí ha pasado» no se podía cerrar en falso y que había que dar a las víctimas de ETA el reconocimiento que se merecían. Évole entrevistó también a Miguel Buen, que participó tanto en el homenaje del pasado 28 de junio como en aquellas históricas jornadas. Fue alcalde de Errenteria por el PSE-PSOE durante diecisiete años. Parte de la entrevista se realiza en la Casa del Pueblo, junto con otros compañeros de partido que narran las agresiones que allí sufrieron: veintiocho ataques contabilizados, con cócteles molotov, gasolina, una vez incluso les entraron en la Casa y les hicieron paseíllo para sacarlos a palos. Al alcalde de entonces, José María Gurrutxaga, le persiguieron a golpes por el pueblo, dándole una paliza que casi le deja muerto. Entonces, es lógico que la agresión de Alsasua a muchos les haga recordar las prácticas fascistas de aquellos años. Por eso no se puede obviar el contexto en el que esta se produjo ni minimizar su gravedad. Pero tampoco se puede manipular la realidad al punto de convertir a los siete encausados en chivos expiatorios para satisfacer quién sabe qué intereses políticos, qué deseos de venganza, qué razón punitiva o qué ideología enquistada en, también, la lógica de conflicto.
 
Paradojas de la historia, Errenteria se ha convertido en un ejemplo en el camino hacia la deslegitimación de la violencia, a pesar de haber sido uno de los municipios más conflictivos de Euskadi, como demuestra el informe sobre violaciones de derechos humanos y hechos violentos acaecidos en esta localidad guipuzcoana de 1956 a 2012, encargado por el Ayuntamiento con la aprobación del PSE, PNV, PP, Ezker Anitza y Bildu. El acto del 28 de junio en el que Mendoza, sin eufemismos ni rodeos, pidió perdón por cualquier daño u ofensa hecha por él o su ayuntamiento a las víctimas de ETA, se suma al trabajo que llevan años haciendo para restaurar la convivencia en ese municipio.
 
Herzog, en el mismo episodio, se quejaba de que a 470 kilómetros de distancia (o sea, Madrid), están jugando a azuzarnos a unos contra otros por intereses espurios (sus palabras). En 2017, y tras la petición de la Fiscalía en el ‘caso Alsasua’, sus palabras cobran nueva importancia. Mientras que en Euskadi se producen avances como el caso de Errenteria, grupos de trabajo como la Ponencia de Memoria y Convivencia en el Parlamento vasco (con la ausencia del PP) o iniciativas de base como las tomadas por el colectivo Eraikiz, formado por familiares de víctimas de ETA y de violencias de diverso signo, desde el Gobierno español y un sector del poder judicial ajustan las tuercas al máximo y hacen, de un crimen sin duda despreciable y condenable, un caso ejemplar de desproporcionalidad y revanchismo.

EDURNE PORTELA

miércoles, 12 de julio de 2017

Deliveroo prohíbe las palabras 'salario' y 'trabajador' para evitar inspecciones

Deliveroo alecciona a su plantilla sobre cómo dirigirse a los repartidores autónomos para evitar una inspección de Trabajo. Según han confirmado varios de ellos, la plataforma online de reparto de comida a domicilio ha prohibido a las personas encargadas de la formación a los ciclistas el uso de determinadas palabras que podrían implicar la existencia de una relación laboral por cuenta ajena y obligar a la empresa, por lo tanto, a cotizar a la Seguridad Social y pagar los impuestos correspondientes.

foto: Getyy


"Las personas que realizan la formación, tanto teórica como práctica, saben que hay términos como salario, trabajo, contrato o despido que no se pueden utilizar. En su lugar, deben hablar de remuneración, colaboración, marco de colaboración o fin de la colaboración", explican algunos de los autónomos consultados por este periódico. De hecho, en Deliveroo ni siquiera utilizan la palabra formación, sino que hablan en todo momento de sesiones informativas que realiza el personal. 

La firma ha confirmado a este diario las directrices a las plantilla para que dirijan a los socios con "los terminos adecuados". "En Deliveroo nos aseguramos de que nuestros empleados conocen cómo trabajar con nuestros socios, lo que incluye formación y directrices o guías a seguir cuando se habla con clientes, restaurantes y riders, que trabajan con la compañía como autónomos", explica la compañía.

En los convenios firmados con los autónomos, a los que ha tenido acceso elEconomista, sí que se habla de contrato, pero en todo momento se hace referencia a que es un contrato mercantil, de prestación de servicios y con un proveedor, que en ningún caso establece una relación laboral con un empleado. En este sentido, la plataforma se asegura, por contrato, que ningún repartidor podrá presentarse a un cliente de Deliveroo como trabajador, empleado o socio de la firma. "El proveedor actuará en todo momento como contratista independiente y no será considerado ni se presentará como agente, empleado o socio de la empresa", recogen los primeros contratos de servicios firmados entre los repartidores y la dirección de la empresa.

Más de mil autónomos

La compañía británica, que empezó a operar en España a finales de 2015 y está presente ya en Madrid, Barcelona, Zaragoza y Valencia, tiene 80 trabajadores en plantilla, pero emplea a más de 1.000 repartidores autónomos, que denuncian que su relación no es mercantil, sino laboral, y que han convocado por ello varias jornadas de huelga para que se reconozcan sus derechos.

Deliveroo, sin embargo, mantiene que su relación es mercantil e insiste en que la plataforma "contribuye a que cientos de personas dispongan de alternativas para completar sus ingresos". Según la firma, "muchos de los riders (ciclistas que hacen los repartos) son jóvenes que ven en Deliveroo una fórmula de trabajo, compatible con estudios o, en el caso de autónomos, con otros ingresos". En cuanto a los paros convocados, la empresa ha asegurado a este diario que "solo un 10% de los repartidores" los han secundado. 

Por su parte, la asociación Ryders por derechos, que convocó la huelga, colgó en su cuenta de Twitter que la aplicación de Deliveroo admitía retrasos en las entregas de los pedidos durante el fin de semana, aunque lo explicaba por "la alta demanda".

Nuevos contratos

La asociación que agrupa a los repartidores de la plataforma, que ya ha puesto una denuncia en la Inspección de Trabajo, también critica que la compañía está cambiando los contratos. El texto de los nuevos contratos de servicios distinguen entre aquellos que obtienen el 75% de sus ingresos trabajando para la plataforma de los que tienen otra fuente de ingresos. 

En el primer caso, la firma especifica que el trabajador por cuenta propia o autónomo dependiente tiene la obligación de gestionarse sus periodos de descanso, marcando claramente que no es obligación de Deliveroo responder de ellos o pagar por ellos. 

A su vez, deja muy claro que el autónomo sólo puede trabajar 40 horas a las semana y que si quiere realizar más horas solo puede aumentar su horario laboral un 30%, pero que tampoco está en su mano. Los nuevos contratos son más detallados y limitan la vinculación de la empresa con los repartidores y las obligaciones de cada uno, dejando claro, en todo momento, que no les pueden dan órdenes ni gestionar horarios. Lo único que les fijan es el sueldo por reparto efectivo: 4 euros brutos. 

Pero lo que preocupa a algunos repartidores es que, con este nuevo contrato, Deliveroo rompe la promesa que hizo de asegurar dos pedidos a la hora, aunque no hubiera trabajo. La firma dice que ha quitado este cobro por disponibilidad, porque los ciclistas abusaban.


domingo, 9 de julio de 2017

Errenteria: Abriendo una ventana al futuro por medio del acuerdo

Julen Mendoza hace suyas las palabras de Sara Buesa, la hija de Fernando Buesa, que dijo que por un lado están aquellos que defienden los derechos humanos y, por otro lado, los que no.


El acto de reconocimiento a las víctimas de ETA Vicente Gajate, José Luis Caso y Manuel Zamarreño por parte del Ayuntamiento de Errenteria que tuvo lugar el pasado 28 de junio es el resultado de un proceso que comenzó en 2012 y que continúa. Este camino se está recorriendo entre todas las sensibilidades en la localidad de Oarsoaldea, pero no como un oasis, sino situándose en Euskal Herria.
«Queremos construir un futuro pero no dejamos de ser rehenes de nuestro pasado y no sé si somos conscientes de la situación que puede generar esto dentro de 20 años», apunta el alcalde de Errenteria, Julen Mendoza, sobre el país. Por eso considera tan importante la labor que están haciendo. Aunque no se atreva a decir si es un modelo o no para otros, pone en valor el hecho de que han sabido entender que hay que afrontar las vulneraciones de derechos humanos, que hay que hacerlo con consensos políticos, que no puede haber disputas políticas sobre estas cuestiones –«porque nos estamos jugando mucho como sociedad»–, y que requiere un proceso. Destaca también que este proceso y, en concreto, el primer acto de reconocimiento –«vendrán otros»– 
Dos puntos de inflexión

En octubre de 2011 ETA declara su cese definitivo y eso posibilita que comience el proceso con un foro ciudadano donde también había personas con responsabilidades políticas, entre ellas el propio alcalde. Era un foro discreto que solo se presentó a los tres años y medio para decir que ya terminó su andadura. En enero de 2013 tiene lugar el ciclo de cine y teatro Eraikiz. Reunir a diferentes víctimas en una sala supuso un punto de inflexión: «Era la primera vez que juntábamos a 300 personas para escuchar relatos muy diferentes con absoluta normalidad».
Desde el principio hasta la fecha, todo se ha hecho siempre con el consenso de todas las fuerzas políticas. «Acordamos que teníamos que hacer un estudio sobre las vulneraciones de derechos humanos que ocurrieron en nuestro municipio desde 1956 hasta hoy. Se elabora el documento con Argituz. Se nos entrega en febrero de 2015 y todos, incluido el PP, le dimos el visto bueno. Como llegaban las elecciones decidimos esperar a que pasaran para presentarlo», recuerda Mendoza.
El PP no logra representación, pero su exconcejal Chema Herzog acude a la presentación que realizaron en noviembre de 2015, en el Día de la Memoria. Fue el segundo punto de inflexión: «Todos los partidos políticos acordamos cuáles son las vulneraciones del derecho a la vida y a la integridad física que se dan en nuestro municipio desde 1956 hasta la fecha».
Eso viene de un análisis que hace el Ayuntamiento: las víctimas de vulneraciones de derechos humanos tienen derecho a la verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición. Y en el ámbito de la verdad y la reparación el Consistorio puede hacer mucho. Precisamente, el documento responde al derecho a la verdad, y el acto del 28 de junio, al de la reparación.
Antes, escucharon a las víctimas para ver cuáles eran sus necesidades, «porque se habla mucho de ellas pero pocas veces con ellas». Organizaron el acto teniendo en cuenta sus recomendaciones. Por ejemplo, «cualquier acto que vaya dirigido a la reparación de las víctimas de vulneraciones de derechos tiene que contar con el acuerdo de todas las fuerzas políticas, porque eso es lo que genera confianza en las víctimas y no la utilización política de ellas».
En esta labor han desarrollado la empatía, han buscado consensos donde todas y todos puedan estar cómodos, han reflexionado para la autocrítica… «Ha habido momentos tensos que se han superado y, afortunadamente, en los últimos meses estamos en una situación interesante en cuanto a consensos y apuestas», indica el alcalde. En su opinión, la gran virtud de este proceso es la gran madurez política que ha mostrado la ciudadanía en general y los militantes de las formaciones políticas en particular.
Errenteria tiene 38 muertos desde 1956, más de 300 personas que han denunciado torturas, más de 600 detenidos, más de 100 heridos graves, muchísimos actos de «kale borroka», muchísimos presos, con la situación realmente grave y delicada de Aitzol Gogorza. Y ha sabido abrir otra ventana.

Esos avances han generado nuevas condiciones que posibilitan nuevos pasos. Por ejemplo, la comparecencia de cargos electos desde 1979 hasta la fecha para solicitar la excarcelación de Gogorza, y la rueda de prensa de cuatro alcaldes para pedir que no fueran considerados «terrorismo» los hechos de Iruñea por los que están presos tres jóvenes de Errenteria. Mendoza hace suyas las palabras de Sara Buesa, la hija de Fernando Buesa, que dijo que por un lado están aquellos que defienden los derechos humanos y, por otro lado, los que no. El alcalde reivindica que si dejamos de pensar lo que deben hacer los demás para pensar lo que puedo hacer yo, se generarán las condiciones para que la mayoría apueste por el respeto de los derechos humanos.
Publicado en "Gara"

martes, 4 de julio de 2017

Intervención de Julen Mendoza -Alcalde de Errenteria- en el acto de homenaje a las víctimas.

El pasado miércoles - 28 de junio- el Ayuntamiento de Errenteria ,y por acuerdo del conjunto de fuerzas políticas que lo componen, EHBildu, PSE, Errenteria IrabaziZ y PNV se realizó un acto de homenaje y recuerdo a las víctimas de ETA, Vicente Gajate, José Luis Caso y Manuel Zamarreño. Los tres tuvieron relación con el Ayuntamiento de Errenteria. Gajate como guardia municipal y miembro en su día de la gestora municipal y José Luis Caso y Manuel Zamarreño fueron concejales en representación del PP.
 
En el vídeo se recoge la intervención del Alcalde de Errenteria Julen Mendoza.
 
 

Video realizado desde Herri Bizia

domingo, 2 de julio de 2017

"Errenteria" (Xabier Lapitz)

"No se trata de olvidar y ese puede que sea la primera lección que estos encuentros, porque han sido muchos y muy trabajados, nos dejan. No olvidar, sino aprender a empatizar con el dolor de quien tienes enfrente y con quien te cruzas en la calle"

Cuando Errenteria era Rentería, nunca sabía uno si iba a poder atravesar la localidad sin sobresalto. Mis mañanas escolares me llevaban por la N-1 y a la altura de la entrada de la papelera, solíamos mirar para comprobar si salía humo en algún punto del trayecto. Si había humo, había barricada; si había barricada, llegábamos tarde al colegio; si llegábamos tarde al colegio, nos quedábamos hasta el recreo jugando en el patio. A esa visión infantil reducíamos nuestra percepción de una dramática realidad que se prolongó durante décadas, con odio acumulado, con sangre en sus calles, con impunidad policial, con apoyo expreso a los asesinos, con una degeneración urbanística y social. Casi todo lo malo que pasaba en Donostia o en Hondarribia o en muchos otros municipios considerados más tranquilos tenían su origen en que “han venido de fuera, son de Rentería”.
Conviene recordar todo esto, aquella sensación de entrar en territorio comanche desde Lintzirin a Capuchinos, porque resalta aún más los pasos que se están dando en Errenteria para consolidar una convivencia respetuosa, donde cabe la autocrítica y el homenaje a las víctimas, donde el rencor se ha sustituido por encuentros, primero discretos y después públicos, entre quienes piensan diferente.
No ha tenido que ser fácil: allí ETA asesinó a representantes de la ciudadanía, a un taxista, a un policía municipal, a un jovencísimo camello de poca monta, al propietario de una discoteca y a guardias civiles, policías, militares, etc. Hasta se dejó una bomba en una mochila que destrozó a un niño de diez años, hoy ya un adulto y cuyo testimonio estremece. Allí, también, se desplegó el catálogo del terrorismo de Estado, con abusos policiales frecuentes, con un cartero asesinado por los GAL cuando pretendía matar a un concejal de HB, un travesti tiroteado por su condición sexual, jóvenes detenidos y llevados a Intxaurrondo donde los torturaron y desaparecían durante días, ciudadanos secuestrados por uniformados y por grupos parapoliciales, esa misma policía saqueando los comercios, etc. Eso era Rentería, muy poco que ver con este Errenteria que abre una senda por la que todos deberíamos aprender a transitar.
No se trata de olvidar y ese puede que sea la primera lección que estos encuentros, porque han sido muchos y muy trabajados, nos dejan. No olvidar, sino aprender a empatizar con el dolor de quien tienes enfrente y con quien te cruzas en la calle. No puede haber cierres en falso, porque las heridas necesitan supurar antes de cicatrizar. Intuyo que cuando los representantes municipales dejan las siglas, pero no su ideología, para trabar estas complicidades están apuntando el camino correcto que todos debemos transitar. Que haya fructificado en Errenteria es el mejor mensaje que envía este municipio tan estigmatizado.
publicado en "Noticias de Gipuzkoa"

sábado, 1 de julio de 2017

"Los cristales de Rentería" (Ana Pastor)

"Los familiares escucharon algo tan humano como lo que dijo este joven alcalde: "si en algún momento este ayuntamiento a lo largo de su historia, o yo mismo, no hemos estado a la altura de las circunstancias, pido perdón por ello en nombre del ayuntamiento y en el mío propio, a la vez que digo que haremos todo lo que esté en nuestras manos para que no se vuelva a repetir".


Pasear por algunas de sus calles es como hacer un viaje en el tiempo. Donde antes había pintadas amenazadoras e insultantes que nadie se atrevía a borrar, ahora encuentras muros prácticamente limpios donde parece que se quiere empezar a escribir un tiempo nuevo. Donde antes había cristales rotos tras una noche de explosiones cobardes y pedradas malditas, ahora encuentras ventanas al otro lado de las cuales se intuye y se escucha la vida de un hogar con sus rutinas a la hora de la cena.
Las plazas donde antes veías persianas cerradas, para no ver ni sentir lo que le ocurría en la calle a otros vecinos, ahora amanecen abiertas buscando formar parte de la nueva realidad. Las campanas de la pequeña y céntrica Basílica de Santa María Magdalena ya no hacen presagiar una tormenta de miedo sino una nueva hora en la que vivir sin él.

SIMPLEMENTE, PASEAR

Pasear por las calles de Rentería, Guipúzcoa, ya no es como hace años. El dolor de muchas familias por culpa de ETA sigue ahí. Los asesinatos y las ausencias que la banda terrorista provocó no van a desaparecer nunca. Nunca. Pero algo ha cambiado. Es insuficiente. Llega tarde. Y es sutil. Pero está ahí.
Tengo amigos que en un pueblo como este nunca habían podido hacer algo tan sencillo como eso... pasear. Y no hace tanto de aquello. Rentería, icono de muchas cosas terribles en el pasado doloroso y reciente, tiene el reto de convertirse ahora en el símbolo de lo que muchos desean y sueñan para Euskadi.

DISCULPAS TARDÍAS

Esta semana hemos visto cómo su alcalde, Julen Mendoza, de EH Bildu, organizaba un acto en memoria de tres víctimas de ETAque eran del pueblo y a las que en tantos años nunca se las había honrado públicamente: el policía local Vicente Gajate Martín y los concejales municipales José Luis Caso Cortines y Manuel Zamarreño Villoria. Allí, en el salón de plenos donde otras veces se vivieron otro tipo de escenas, hemos visto ahora los abrazos y las lágrimas de tres familias que no merecían pasar por aquello y que no deberían haber esperado tanto para escuchar algo tan humano como lo que dijo este joven alcalde: "si en algún momento este ayuntamiento a lo largo de su historia, o yo mismo, no hemos estado a la altura de las circunstancias, pido perdón por ello en nombre del ayuntamiento y en el mío propio, a la vez que digo que haremos todo lo que esté en nuestras manos para que no se vuelva a repetir".
El alcalde contó que se ha podido llegar hasta aquí gracias a familias como las tres que protagonizaban el acto. Gracias a mujeres como Juani Nahiara, dijo, ha entendido la importancia de la empatía. Llega tarde. Pero ha llegado. Ojalá signifique algo más.