domingo, 20 de mayo de 2018

"La ética, la izquierda, la coherencia y la nueva casa de Pablo Iglesias e Irene Montero" (Andrés Gil)

 ¿Es incoherente que se quieran comprar una casa con su dinero en un pueblo alejado de Madrid y de los focos, no en La Moraleja, Las Rozas o Pozuelo? ¿Sería más apropiado que se gastaran el mismo dinero en un piso en Madrid Río? ¿Es más o menos incoherente que el fervor religioso de Cospedal cuando su trabajo político olvida a los más necesitados o la constante apelación a la democracia y la Constitución de Mariano Rajoy cuando le cuesta tanto condenar el franquismo, aplicar la ley de Memoria Histórica y retirar el dinero público a la Fundación Francisco Franco?

La semana arrancaba con la investidura del nuevo presidente catalán. Seguía con una providencia de la jueza del caso Cifuentes para investigar si también la universidad había dado a Pablo Casado un título de forma ilegítima. Continuaba con una nueva matanza israelí; terminaba con un nuevo presidente madrileño a consecuencia del escándalo que acabó con la carrera política de Cifuentes. A lo que hay que sumar que eldiario.es desvelaba una trama en El Corte Inglés para concederse a sí mismo contratos millonarios de seguridad por parte de algunos de sus directivos. 
Sin embargo, la opinión publicada y la conversación parecen monopolizadas por la nueva casa de Pablo Iglesias e Irene Montero. OK Diario publicó fotos robadasde la pareja visitando su nueva casa, en La Navata (Galapagar, a más de 40 kilómetros de Madrid). De la pareja visitando la casa, pero también de una ecografía de sus futuros hijos, así como el catálogo de la agencia inmobiliaria. Así, los españoles ya saben cómo será la casa de Iglesias y Montero antes incluso de que ellos mismos hayan hecho la mudanza y se hayan instalado en ella. 
¿Cómo es la casa de Albert Rivera? ¿Cuánto cuesta la de Pedro Sánchez? ¿Y la de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena? ¿Cuántas fotos se han publicado de alguno de ellos paseando a sus perros o a sus hijos en los alrededores de su casa? De Iglesias y Montero, sí, recientemente, en Rivas, donde residían hasta ahora.
En estos días se han recuperado comentarios de Iglesias de hace años para criticar una supuesta falta de coherencia al decidir comprar una casa unifamiliar de 600.000 euros. Pero el Iglesias de 2012 o 2014 no sabía cómo iba a ser el Iglesias de 2018: no sabía que sería no sólo el líder de un espacio político de cinco millones de votos, sino un personaje famoso a quien acompaña tanto el fenómeno fan como el hater, y a quien le publican fotos robadas en estilopaparazzi. ¿Puede un líder político de izquierdas representar a la mayoría social viviendo en una casa unifamiliar? Eso habrá que verlo en las urnas, y en este caso lo decidirán previamente las bases de Podemos. Pero lo que parece complicado es encontrar un líder político español que siga viviendo como si no lo fuera, porque desde lo que comen hasta lo que beben, con quien se ven o qué dicen por teléfono puede ser objeto de publicación en cualquier momento. 
¿Es incoherente que Iglesias y Montero se compren esa casa? ¿Es incoherente que no quieran verse perseguidos por paparazzi? ¿Es incoherente que se quieran comprar una casa con su dinero en un pueblo alejado de Madrid y de los focos, no en La Moraleja, Las Rozas o Pozuelo? ¿Sería más apropiado que se gastaran el mismo dinero en un piso en Madrid Río? ¿Es más o menos incoherente,  como escribía Gerardo Tecé, que el fervor religioso de Cospedal cuando su trabajo político olvida a los más necesitados o la constante apelación a la democracia y la Constitución de Mariano Rajoy cuando le cuesta tanto condenar el franquismo, aplicar la ley de Memoria Histórica y retirar el dinero público a la Fundación Francisco Franco?
Entonces, ¿por qué su casa abre informativos durante días, cuando no han robado, no hay corrupción y, si acaso, lo que se intenta juzgar es el grado de "coherencia"? ¿Cuántas coherencias o incoherencias dan para tantas noticias? Y, por otro lado, ¿quién ha de poner o quitar el sello de la coherencia de un líder de izquierdas?
La caverna mediática y dirigentes del PP han censurado que los diputados de Unidos Podemos tengan iPhones; han censurado que Alberto Garzón se case, se vaya de viaje y hasta que se bañe en piscinas en verano.
El marco argumental de la derecha es el del comunismo ascético, que identifican al cristianismo originario. Y tiene algún poso de verdad: la izquierda siempre ha bebido, incluso sin reconocerlo, de ese cristianismo de desprecio del rico y de la riqueza. Por eso a menudo la gente de izquierdas ha criticado los coches oficiales, sueldos altos para los políticos, etc. Es como si tuvieran que vivir en la pobreza. El otro extremo es el liberal: cada uno puede hacer lo que le de la gana aunque sea representante del pueblo. Y la duda es, ¿qué piensa ese pueblo del que Iglesias y Montero se reivindican y al cual quieren representar sobre su decisión? En este caso, las bases de Podemos emitirán su veredicto.
Mientras tanto, continuarán los escándalos en el PP; el encaje catalán permanecerá abierto;  Israel seguirá apostando por la muerte; y la recuperación económica no saltará de los argumentarios a la mayoría de los ciudadanos. Otra cosa será lo que se convierta en TT, abra informativos y monopolice la agenda.
Publicado en "El Diario.es"

sábado, 19 de mayo de 2018

Xavier Domènech: "Torra es lo opuesto a lo que es Catalunya"



¿Quim Torra es la mejor elección para internacionalizar el conflicto catalán?

Es evidente que no y lo hemos visto con el portavoz de la Unión Europea (UE), que se negó a comentar sus tuits o escritos para no dignificarlos. Más que la internacionalización del conflicto catalán, me preocupa la imagen que se está dando en Europa, que queda muy tocada por los precedentes del propio 'president'. Para mí Torra es lo opuesto a lo que es Catalunya. Es un muy mal candidato para los independentistas, una bomba en la línea de flotación de una gran parte del discurso independentista, que ha quería ser inclusivo. Con esta elección se muestra todo lo contrario. Es una mala imagen para el conjunto de Catalunya.

¿Cree que hay muchos independentistas que no se sienten representados por sus palabras?

Creo que sí. He visto silencios atronadores de dirigentes independentistas. Y voces independentistas criticándolo. Siempre se había dicho que el 'procés' basculaba hacia el progresismo. Pero se ha visto lo contrario. Hasta dentro de JxCat, Torra representa la parte más conservadora. Había otra opción, ERC y la CUP sumaban más que JxCat. 

Han exortado públicamente muchas veces a ERC y la CUP a postular un candidato progresista. ¿Qué contactos ha habido con ellos para lograrlo? 

Les hemos interpelado por activa y por pasiva. No entendíamos que no saliera un candidato de izquierdas del bloque independentista. E hicimos una propuesta de un Govern de independientes. La opción de ERC ha sido siempre o Carles Puigdemont o lo que diga Puigdemont. Con la elección de Torra queda más clara la historia de subordinación de ERC y la CUP ante los sectores más conservadores. Sin ellos, Torra no sería hoy 'president'. Nosotros somos la única fuerza que representa realmente los valores progresistas. Esperemos que las fuerzas que se llaman progresistas y de izquierdas hagan honor a ello y podamos construir alternativas en el propio Parlament. 

Antes del 21-D decía que el 'procés' ha terminado. ¿Lo mantiene?

Se ha acabado todo un ciclo político muy largo que se basaba en la construcción de un horizonte de 18 meses para construir la independencia, habría estructuras de Estado, reconocimiento internacional... No ha tenido las consecuencias que previeron. Ahora estamos instalados en el legitimismo. Torra, cuando dice que el 10 de octubre se tendría que haber hecho la DUI, está hablando de pasado, no de futuro, y su primera acción es ir a Berlín a ver a Puigdemont para reconocer su legitimidad. Si eso no es legitimismo… El 'procés', tal como lo habíamos conocido, se ha terminado. Siguen abiertas muchas cosas: la cuestión catalana, la necesidad de construir Catalunya desde la transversalidad, la crisis del bipartidismo… Pero no las solucionarán los que nos propusieron sus soluciones en el pasado que fracasaron y decepcionaron a parte del país e hicieron sentirse excluida a otra parte del país.

¿Prevé una confrontación real o solo fuegos artificiales mientras se acata al Tribunal Constitucional y la disciplina financiera de Cristóbal Montoro?

En estos momentos, esperaría de un 'president' un programa ambicioso para acabar con los recortes, las desigualdades, para construir la propuesta de país desde amplios consensos y salir del momento de regresión en derechos y libertades y en el autogobierno. De Torra espero que hará pedagogía de la represión del Estado, como él dijo; o sea, que irá provocando escenarios de represión. Creo que será simbolismo, simbolismo y simbolismo. No creo que sea lo que necesita Catalunya ahora. Torra mira más a Berlín que a Catalunya.

Catalunya ha estado parada medio año. ¿Estará ahora medio año más en 'stand by' a la espera de la sentencia judicial de Pablo Llarena?

Espero que no, sino que desde el Parlament podamos liderar propuestas que permitan salir del callejón sin salida. Pero si lo que se pretende es mantener el simbolismo y evidenciar la confrontación con el Tribunal Constitucional, nos podemos encontrar con que se sigan haciendo cosas que no transforman la vida de los catalanes.

¿Cree que se volverá a aplicar el 155?

Todo esta competencia entre Cs y el PP para ver quién es más duro con el 155 es absolutamente indecente en términos de responsabilidad de Gobierno y de construcción del futuro de Catalunya y España. Si hay partidos que creen que la única solución para Catalunya es exclusivamente represiva es que no tienen ninguna solución para Catalunya.

¿Entiende el papel del PSOE y de Pedro Sánchez?

Dijeron que no apoyarían el 155 y lo hicieron. Pasaron del 'no es no' a investir a Mariano Rajoy. Sánchez volvió diciendo que su principal aliado sería Podemos y prometiendo una moción de censura a Rajoy que no se sustanció cuando los números salían y salen. Hizo una promesa de reforma constitucional que no ha existido porque Rajoy le robó la cartera otra vez. Sánchez no solo no es el líder oposición al PP sino que, además, está desaparecido como líder propio del PSOE. Y no conozco los motivos. Me tiene alucinado.

¿Mantener Barcelona en el 2019 es clave para el proyecto de los 'comuns'? ¿Serán las municipales más marcadas por el eje nacional?

Evidentemente. Nuestro proyecto en gran parte nace de la apuesta ganadora de Barcelona y es clave para mantener estas políticas y demostrar que no solo somos fuerza de protesta, sino también de gobierno. No solo se trata de consolidar la oleada de cambio, sino de ampliarla. La tentación de que pese el eje nacional puede estar ahí. Pero nosotros construimos el país con su gente, no contra su gente. 

viernes, 18 de mayo de 2018

Organizadas marchas contra la precariedad del 19 al 27 de Mayo

Representantes de diferentes colectivos integrantes de No+Precariedad presentaron las Marchas contra la precariedad que recorrerán la Comunidad de Madrid del 19 al 27 de Mayo y la Manifestación que convocan para el 27 de mayo.



La Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de PensionesAmazon en LuchaPlataforma de Eventuales de CorreosSalvemos la ZarzuelaDignidad InvestigadoraCoca Cola en Lucha, representantes de las familias afectadas por los desahucios de la Mina de la Camocha en Asturias, Vigilantes de Seguridad en Lucha y Stop Desahucios Usera expusieron los motivos de sus colectivos para acudir a estas movilizaciones contra la vida precaria que las élites están normalizando con la excusa de la salida de la crisis económica.
“Hacemos un llamamiento a las tres generaciones familiares a estas movilizaciones, porque la precariedad afecta a todos los sectores, edades y esferas de nuestra vida”, ha afirmado el coportavoz del espacio, José Coy, que ha denunciado que tiene especial relevancia realizar estas acciones en la Comunidad de Madrid donde “todos saben lo de los másteres, las cremas y, sobre todo, que ha habido cuatro presidentes que se han ido de aquella manera”.
Por su parte, Leopoldo Pelayo, portavoz de la Coordinadora Estatal de Pensionistas, ha denunciado la precariedad en las pensiones y en los salarios. “En estos momentos, los trabajadores tienen un salario un 7% más bajo que al comienzo de la crisis”, afirmaba Pelayo, que recordaba también que “más del 50% de los pensionistas cobran por debajo del salario mínimo interprofesional”.
La precariedad que sufre el sector científico venía representado por la investigadora Anie Machordón, que ponía voz a diferentes colectivos del sector como Marea Roja o Dignidad Investigadora. “Nuestra sociedad debe basarse en un modelo de conocimiento”, afirmaba Anie, que exigía “un pacto por la ciencia” para organizar la carrera investigadora, asolada por la precariedad.
Lucía Olivares, de la Plataforma de Eventuales de Correos; Luis Mosquera, trabajador del INAEM y representante de Salvemos la Zarzuela, y Miguel Ángel de Vigilantes de Seguridad en Lucha, ponían rostro a la precariedad derivada de la privatización y externalización las empresas y servicios públicos. “Nuestra lucha está siendo por las bolsas, de las que han expulsado en su mayor parte a mujeres, que ya estaban en precario y ahora aún más”, denunciaba Lucía.
Uno de los casos más sangrantes de los que se pueden encontrar en No+Precariedad es el de Naire y Manolita, que representan a más de 30 familias de la Mina de la Camocha, en Asturias, que están bajo amenaza de desahucio después de llevar décadas manteniendo y viviendo en las casas que les arrendaba la empresa minera y que ahora buscan subastar los bancos a precios desorbitados. La mayor parte de los vecinos tienen más de 80 años.
También estaban representados los casos de precariedad asociados a las multinacionales, con colectivos como Coca Cola en Lucha, con Aurora Jurado, y Amazon En Lucha, con la presencia de Eduardo Hernández, quien ha reivindicado la necesidad de luchar para “no perder lo derechos adquiridos”.

Marchas No+Precariedad en dos columnas y manifestación el 27M

Todos los colectivos hicieron llamamiento a la manifestación del 27 de mayo, que recorrerá el centro de Madrid a las 12:30h desde Puente de Vallecas hasta la Plaza de Neptuno. Previamente, el día 19 presentaremos las Marchas contra la Precariedad que caminarán por el sur y este de la Comunidad de Madrid en dos columnas. La columna Sur se presentará el 19 de mayo en Alcorcón y recorrerá desde ese punto hasta Móstoles el 20 de mayo; de Móstoles hasta Leganés el 21 de mayo; de Leganés a Fuenlabrada el 22 de mayo; de Fuenlabrada a Pinto el 23 de mayo; de Pinto a Getafe el 24 de mayo; de Getafe a Villa de Vallecas el 25 de mayo; y de Villa de Vallecas a Rivas el 26 de mayo.
La columna Este se presentará el 19 de mayo en Alcalá de Henares y recorrerá desde ese municipio a Torrejón el sábado 20 de mayo. El lunes 21 saldrá de Torrejón a Barajas; el 22 de Barajas a San Fernando de Henares; el 23 de San Fernando a Vicálvaro; el 24 de Vicálvaro a Velilla; el 25 de Velilla a Arganda y el sábado 26 de Arganda a Rivas, donde confluirá con la columna Sur y con los autobuses de diferentes territorios que lleguen ese día para realizar el domingo 27 la última etapa de la marcha de Rivas a Puente de Vallecas y dar comienzo a la manifestación.
A lo largo de la semana también se realizarán actos sobre cómo la precariedad vulnera el derecho a unas pensiones dignas o a la vivienda y los efectos que las políticas de austeridad y recortes han tenido en la sanidad, la educación, la cultura y en la investigación. Los diferentes actos temáticos se han convocado para visualizar como afecta la precariedad en diferentes ejes y en colectivos o en casos concretos las ciudades por las que transcurren las marchas, por ejemplo el caso de Fuenlabrada, famoso por estar asociado a la fábrica de Coca Cola y donde el acto tratará sobre la precariedad como modelo laboral impuesto por las multinacionales.

"Condenas hipotecarias" (David Bollero)

"Me sorprende que a los ríos de tintas que corren con esta noticia no les acompañen referencias como que una modesta casa en la ciudad de Madrid de dos dormitorios difícilmente baja en la actualidad de los 350.000-400.000 euros. Me indigna el escrutinio y juego sucio de que es objeto buena parte de la izquierda por parte de una derecha mediática que ve amenazado su pan si los conservadores abandonan el poder."

La compra de una casa de lujo por 600.000 euros, por parte de Irene Montero y Pablo Iglesias, ha armado gran revuelo. Tiende a pensarse que la gente de izquierdas tiene que ser pobre. Es un error de bulto, producto de la factoría de ideas de la derecha más recalcitrante. Este pensamiento se ha fraguado para contrarrestar la identificación que tenía la izquierda con la clase obrera. El mensaje de la derecha es tan claro como contradictorio: Critica lo que ella misma hace, comprarse casas de lujo, mandando el recado al proletariado de que “ell@s [la izquierda] os represetan tan poco como nosotr@s”. Claro, que Iglesias hace ahora lo mismo que criticó a De Guindos meses atrás porque, hasta la fecha, no se ha demostrado si el ex ministro especulará o no con su ático de lujo.
En el caso de Montero e Iglesias, ni siquiera aplica porque Podemos no es de izquierdas, es de abajo, ¿recuerdan? Ironías aparte jugando con aquel intento de transversalidad podemita, lo cierto es que esos ataques de la derecha a la izquierda son estúpidos. Ya sucedió con la boda de Alberto Garzón, cuya celebración en una bodega de La Rioja también fue criticada con saña. La izquierda no ha hecho nunca voto de pobreza, sino de redistribución de la riqueza.
Personalmente, no me agradó ni aquella boda ni lo hace ahora esta casa. No entiendo la ostentanción en ninguna faceta de la vida, ni el lujo, ni los excesos. No comparto ciertos niveles de vida, ni casitas de invitad@s, ni siquiera aunque me los pudiera permitir, sencillamente, porque encuentro la felicidad en otras cosas más cercanas que, afortunadamente, sí que tengo a mi alcance.
Si tuviera que criticar la adquisición de Montero e Iglesias no lo haría tanto por el lujo como por las condiciones. Cada un@ hace con el dinero que ha ganado honradamente lo que quiere. El problema aquí es que ese no es el caso, no existe tal dinero. Tal y como han explicado l@s diputad@s de Podemos, cada un@ de ell@s estará pagando 800 euros al mes durante 30 años. A día de hoy, sus sueldos les permiten pagar de letra más de lo que yo mismo gano algunos meses pero, ¿será sostenible esta situación durante tres décadas?
Es una cuenta que muchas personas no hicieron correctamente en la década de los 2000 y, cuando llegó la crisis, comenzaron los desahucios, las casas vacías, los ‘secuestros’ con casas que no podían permitirse mantener pero tampoco vender por debajo del precio de compra… La derecha, de manera muy interesada para sacudirse su cuota de responsabilidad, acuñó aquella expresión de “vivir por encima de tus posibilidades”… Y algo de razón tenían.
Así las cosas: Me admira la confianza que tienen Montero e Iglesias en poder afrontar cada un@ el pago de un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) durante 30 años, con dos niños en camino.  Me sorprende que a los ríos de tintas que corren con esta noticia no les acompañen referencias como que una modesta casa en la ciudad de Madrid de dos dormitorios difícilmente baja en la actualidad de los 350.000-400.000 euros. Me indigna el escrutinio y juego sucio de que es objeto buena parte de la izquierda por parte de una derecha mediática que ve amenazado su pan si los conservadores abandonan el poder.
Con todo, lo que más me inquieta en esta cuestión es pensar quevuelve a ser contagioso firmar hipotecas tan elevadas como la de Montero e Iglesias, porque cuando se suscribe un documento así, no ha de valorarse la situación actual, sino la futura. La regla de oro es no destinar más del 40% del sueldo neto a la hipoteca. Montero e Iglesias lo cumplen ahora, pero convendrán que en ambos casos disponen de sueldos muy por encima de la media habitual.
Mi consejo es ponerse siempre en un escenario negativo, huir de eternas etapas de bonanza y pensar ¿podré pagar a este ritmo todas las mensualidades? Siempre se ha de dejar margen suficiente para no vivr demasiado asfixiado. Y mucho me temo que, proporcionalmente, ya se están firmando condenas hipotecarias. Ojalá me equivoque.

"El chalet sí es relevante" (Carlos Hernández)

"El hecho de que los periodistas que más claman contra "la mansión de los podemitas", como han llegado a calificarla, sean los mismos palmeros de todas las tramas corruptas del PP. Todos estos hechos no evitan que cuestione la oportunidad política y ética de la decisión personal que han tomado estos dos líderes políticos"

Un político tiene el derecho a vivir donde le plazca. Es obvio que, tal y como ocurre con el resto de los españoles, los únicos límites para sus aspiraciones personales en materia inmobiliaria son los que establece la ley y los que marcan sus ingresos pecuniarios. Un candidato a la presidencia del Gobierno puede residir donde quiera, como también puede optar libremente por ser atendido en la Seguridad Social o en una clínica privada, por llevar a sus hijos a un colegio concertado o a una escuela cien por cien pública. Puede hacer lo que crea más conveniente en el ámbito de su vida privada, pero no puede pretender que este tipo de decisiones no afecten, para bien o para mal, a su imagen pública.
El mejor ejemplo, en positivo, lo tenemos al otro lado del charco. Llevamos casi una década admirando y elogiando a un afable octogenario llamado José Mujica. Su gestión como presidente de Uruguay se saldó con numerosos hitos en materia de política social que le hicieron granjearse la simpatía y el apoyo de una amplia mayoría de sus conciudadanos. Pero si su figura acabó por traspasar las fronteras del pequeño país sudamericano para convertirse en un mito de nivel mundial no fue debido a su gestión, sino a algo mucho más mundano: su casa. La humildísima vivienda en la que vivió antes, durante y después de gobernar su nación era una declaración de intenciones, un símbolo de su forma de ser que no pasó desapercibido.
Pablo Iglesias e Irene Montero han hecho su elección. Han optado por un pack: comprarse un costoso chalet y hacer frente a la tormenta dando todo tipo de explicaciones. Hoy ya conocemos la cuantía de la hipoteca y hasta el importe del recibo mensual que tendrán que pagar. Es un ejercicio de transparencia digno de elogio, pero que también viene a demostrar que no estamos ante una anécdota. Los dos dirigentes de Podemos llevan ya bastantes años en ese cruel mundo que es la política como para prever las consecuencias de sus actos. Me cuesta creer, e incluso me preocuparía porque diría muy poco de ellos, que no fueran conscientes de que estaban dando a sus enemigos un nuevo filón del que extraer material para atacarles inmisericordemente.
El hecho de que me repugne, aunque no me sorprenda, la forma en que la caverna está abordando el tema. El hecho de que me asquee que la mayor parte de las críticas lleguen desde aquellos que han saqueado y siguen saqueando este país. El hecho de que los periodistas que más claman contra "la mansión de los podemitas", como han llegado a calificarla, sean los mismos palmeros de todas las tramas corruptas del PP. Todos estos hechos no evitan que cuestione la oportunidad política y ética de la decisión personal que han tomado estos dos líderes políticos. No tolero el "y tú más" como excusa, venga de donde venga, y no estamos ante un invento sonrojante como el que montaron en torno a la "mariscada" de Espinar o como el que organizan cuando se dan cuenta de que a la gente de izquierdas también le gusta tomarse una caña y un buen plato de jamón. Lo del chalet es lícito sí, pero, en estos momentos, no es irrelevante.
Podemos ha hecho de la austeridad una de sus señas de identidad y ha criticado con dureza el nivel de vida de políticos como Luis de Guindos que, por poco que nos guste, al menos hasta ahora no ha sido acusado de enriquecerse ilícitamente. El propio Pablo Iglesias expresó su deseo, si era posible por cuestiones de seguridad, de seguir viviendo en su humilde piso de Vallecas y no en el Palacio de la Moncloa si llegaba a ser presidente. El líder y la portavoz parlamentaria de la formación morada son los que debieron valorar, y supongo que lo habrán hecho, si su mudanza personal podía o no afectar a la credibilidad de su discurso político.
Aunque es cierto que España vive desde hace años una especie de campaña electoral permanente, ahora sí que las elecciones municipales, autonómicas y europeas están a la vuelta de la esquina. Iglesias y Montero han tomado su decisión y no se les puede criminalizar por ello. Los únicos delincuentes son los que tienen áticos de dudosa procedencia, cuentas en Suiza y cajas B. Otra cosa es que los dos máximos dirigentes de Podemos tengan que pagar un precio político porque las apariencias y las viviendas sí son relevantes. Que se lo pregunten si no al bueno de Pepe Mujica.